Scroll Top
19th Ave New York, NY 95822, USA

Una isla sensorial y bonita

Por Invidente pero visible, Mariano FresnilloSigueme en twitter: @ciegovisible

Recién llegado de nuevo a Madrid y después de haber disfrutado de unos deseados días de vacaciones en Mallorca, se aterriza otra vez a la rutina del trabajo habiendo desconectado lo suficiente para recomenzar una vez más. Mallorca es uno de mis enclaves preferidos de este país, porque ofrece mucha variedad y para una persona ciega se trata de una isla muy sensorial para disfrutar enormemente de sus posibilidades. Os preguntaréis, ¿por qué más sensorial?, ¿Qué diferencia tiene esta isla en relación a otros lugares?

[youtube]https://www.youtube.com/watch?v=5zIovwvobqQ[/youtube]

Existen ciudades muy bonitas desde luego pero que son eminentemente visuales, por plasmarse todo en arquitectura, cultura y arte pasando otros conceptos a un segundo plano. Un ejemplo de ello es la preciosa Florencia que a pesar de gustarme, me llegó a empalagar un poco por tanta monumentalidad y piedra.

Ejemplo contrario, sería Granada con su fantástica Alhambra y los jardines del Generalife que aportan al visitante variadas sensaciones de olores, sonidos y el agua como elemento básico en la génesis de los espacios naturales.

Refiriéndonos a Mallorca, encuentro variedad de percepciones siempre que voy y mucho está basado en la naturaleza. Se hace mucha vida al aire libre por el clima, montaña y playa se conjugan equilibradamente y sientes que interactúas con el ambiente más que en otros rincones.

Podría ser similar con alguna otra isla de las Baleares o Canarias por el concepto de isla pero creo que no es así porque también conozco otras y sin querer comparar, cada una es distinta pero en algunas que he visitado las percepciones son más uniformes y parecidas.

Si me sitúo en la capital Palma, percibiendo todo el encanto de la misma desde un lugar privilegiado como es el castillo de Bellver. Aparte de las vistas espectaculares que me pierdo evidentemente, la brisa, el aroma del mar mediterráneo muy cercano, el pinar circundante  y toda la historia acaecida allí supera todas mis expectativas.

Pero antes os comentaba la gran variedad de esta isla con playas no muy masificadas y con gran encanto, aparte de rincones espectaculares tanto en la sierra de Tramontana como en las zonas de interior. En esta sierra se encuentra el famoso Torrente de Pareis que a lo largo de 5 Km. salvando un desnivel de 630 m bajas hasta la desembocadura en La Calobra. Yo me metí allí hace ya más de veinte años y casi no lo cuento pero fue impresionante, eso sí, con 4 personas que iban conmigo guiándome. Os puedo decir, para que os hagáis una idea del esfuerzo, que se recorre esta distancia durante 4 o 5 h y en mi caso fue el doble de tiempo con algunos accesos que sólo cabe una personan de lado con una caída hasta el siguiente tramo de dos metros. ¡¡ALUCINANTE!!. Si pincháis en el vídeo podréis visionar la proeza, para que comprobéis el esfuerzo realizado y al final un caluroso aplauso de recibimiento en la playa, imposible de olvidar jamás…

He vivido con mi perro guía Lillo siempre a mi lado sensaciones muy variadas. Otra que recuerdo fue montar en una lancha por medio del mar en la zona norte de esta isla a todo gas, que a mí se me erizaban los pelos de la emoción salvando las olas a toda velocidad y a Lillo sus grandes orejones de Labrador aleteando al viento para casi echar a volar.

Sin duda hay lugares que te sugieren más y son más propicios a diversas sensaciones. Esta isla es uno de ellos y seguro que para ti habrá otros. Lo importante es reconocerlos, disfrutar en ellos y recordar lo vivido allí por siempre.

Entradas Relacionadas
Clear Filters
Buena gente, un proyecto radiofónico que te encantará
NI LOURDES NI FÁTIMA… EL MILAGRO DE LIVERPOOL
YA ERA HORA…, Y LAS DOS A LA VEZ